domingo, 23 de junio de 2013

La Tierra Dorada



LA TIERRA DORADA
Barbara Wood (2010)

De nuevo me lío y acabo leyendo una novela romántica a pesar de mi habitual rechazo a las de su estilo.
Me la “endosa” el bibliotecario diciéndome que no me va a decepcionar: “Algo de romántico tiene, mujer, pero qué es la vida sin amor... Además a ti te gusta la novela histórica. Empieza a leerla y si no te gusta me la devuelves y ya está.”
Me la llevo a casa, miro la portada una y otra vez y no puedo evitar que me recuerde a las novelas-culebrón que leían mi madre y mi tía en los ochenta. Aquellas portadas de Bianca no tenían desperdicio....
El caso es que decidí (por pura testarudez) empezar a leerla y... ya no encontré ninguna excusa para dejarla.

El padre de Hannah Conroy es médico en una pequeña población inglesa, es viudo y está totalmente entregado a su profesión y a su hija. Cuando Hannah finaliza sus estudios en Londres y recibe la titulación de comadrona, decide volver junto a él para ayudarlo en el desempeño de su trabajo y adquirir más conocimientos.
Si bien a Hannah le hubiese gustado estudiar medicina, debe conformarse con desarrollar una función más adecuada a su condición de mujer ya que la Inglaterra del siglo XIX está formada por una sociedad machista y retrógrada que no ve con buenos ojos la “intrusión” de una mujer en un campo destinado exclusivamente a los hombres. Y en las zonas rurales, más, si cabe.
Tras un penoso percance, Hannah decide poner rumbo a Australia, un continente en expansión con un sinfín de nuevas oportunidades para aquellos que estén dispuestos a trabajar, sacrificarse y adaptarse a una nueva tierra.

El bibliotecario tenía razón. La novela ofrece algunos datos históricos sugestivos que contribuyeron a que mi interés no fuese disminuyendo a medida que iba leyendo el libro. Y lo más importante: aunque es una novela romántica en toda regla, no llegó a provocarme el rechazo que me han provocado otras de este género por su ñoñería y empalago.

La Tierra Dorada resulta ser una novela amena y, desde luego, más soportable de lo que pueda pensar cualquier detractor de la novela romántica (yo la primera). La trama, diálogos y personajes no resultan excesivamente afectados y de ahí que me haya parecido atractiva de principio a fin.  Tal vez algo predecible, eso sí, pero no por ello ha dejado de interesarme.

Hannah es una mujer fuerte, decidida y con carácter. Todos esos ingredientes nos enganchan a las mujeres (desconozco si a los hombres también) y nos hace empatizar con ella. Supongo que esa fórmula es la que debe utilizar siempre Barbara Wood (y otros/as) para convertir en best-seller todos sus libros. A veces me cuestiono lo “ético” de ese modo de escribir. Por supuesto es lícito hacerlo pero... ¿ético? ¿Es ético aplicar una fórmula en los textos que se escriben? ¿Somos borreguitos? Por supuesto que sí. En este tema y en casi todos.

El caso es que Hannah te atrapa, te hace compañero de viaje y partícipe de sus aventuras y amoríos. En un momento dado, me sorprendo a mí misma intentando decidir con qué pretendiente quedarme... ¿El guapo, arrogante e independiente? ¿El guapo, tradicional y responsable? ¡¡No!! ¡¡La novela me ha enganchado!!

Conclusión: no temas a La Tierra Dorada. Como sabiamente dijo un bibliotecario: No te decepcionará.


lunes, 17 de junio de 2013

Siete Horas Para Enamorarte



SIETE HORAS PARA ENAMORARTE
Giampaolo Morelli (2012)


Paolo, periodista financiero de treinta y tantos, queda hundido en la más profunda de las miserias cuando descubre que su prometida le es infiel con su jefe. Se queda sin novia y sin trabajo de un golpe.
A pesar de sus reticencias las facturas le obligan a aceptar un puesto en la revista masculina “Macho Man”, donde sus artículos deberán tratar sobre la seducción. Para ello se inscribe en un curso para hombres desesperados por ligar. Tanto se involucra en la materia, que decide aplicar todas las técnicas de seducción que les enseñan en intentar conquistar a su ex-pareja.
Según una de las teorías del curso, en tan solo siete horas volverá a tenerla a sus pies...

"¿Qué pasaría si intentaras aplicar
determinadas técnicas de seducción
para reconquistar a tu ex?"

La novela tiene una de esas portadas graciositas que tanto me enganchan y a punto estuve de comprarla. Afortunadamente, aquel día acerté al optar por otro que ha resultado ser infinitamente mejor. Adquirir un libro, tal y como están las cosas, resulta un esfuerzo económico a tener en cuenta y el esfuerzo se convierte en dolor de estómago y/o arrepentimiento cuando la novela es un fiasco.
Aquel día, como he dicho, me decidí por otro sin saber lo acertado de mi elección pero me quedé con la duda y las ganas así que cuando días después vi Siete Horas Para Enamorarte en el estante de novedades de la biblioteca no me lo pensé dos veces y me lancé a por él.

Empecé a leerlo con muchas ganas pero a medida que avanzaba en su lectura iba encontrándome con muchos aspectos que no me han gustado:

1. La historia. Es ñoña, fantasiosa y predecible. No hay sorpresa, no hay emoción.


* * * * *

¡¡SPOILER!!:
2. La increíble transformación del protagonista. Paolo es un hombre de poco carácter e influenciable, maleable, aburrido y monótono... Tras unas pocas clases de seducción (ridículas, absurdas en mi opinión) se convierte en un ”chulazo” irresistible, ocurrente, divertido y decidido. La literatura es imaginación y la imaginación es libre, todo lo puede, todo lo alcanza, pero en este tipo de novelas creo que es necesario un toque de realismo. O tal vez algo menos de fantasía.

¡¡SPOILER!!:
3. La incoherente personalidad de Valeria. Es la profesora, la atractiva instructora en las clases de seducción y muestra desde su primera aparición un carácter fuerte, mucha seguridad. El que acabe enamorándose de uno de sus alumnos, una de sus “creaciones”, resulta totalmente inverosímil. Ella les muestra cuales son los puntos débiles de la mujer, cómo “atacar” para triunfar. Él no tiene ojos para otra que no sea su ex-novia. Absurdo desenlace.


* * * * *

4. Los diálogos: cansinos. No por su extensión, sino por parecerme propios de adolescentes. Una muestra clarísima de ello es Ciro, amigo y compañero de Paolo. Un personaje insufrible que el autor nos quiere “vender” como peculiar y divertido y sin embargo, su dialéctica parece provenir de un cretino y no de un adulto, periodista y con un mínimo de inteligencia.
Aclaro, además, que eso de añadir el nombre del interlocutor en cada frase de cada conversación me saca un poco de quicio. Pero eso, obviamente, es una manía muy mía.

5. El tratamiento de los personajes. El autor no profundiza en la personalidad de los protagonistas, de ahí que sean incompresibles algunas actuaciones de los mismos. Tampoco se explaya con los sentimientos de cada uno de ellos; los toca muy superficialmente, de modo que resulta muy complicado conectar con ninguno de los personajes. Todo esto, entre otros, es lo que lleva a opinar lo que expongo en los puntos 2 y 3.

6. En la contraportada de la novela nos aseguran una comedia romántica llena de ironías. A mí no me ha arrancado ni una sonrisa.

Pero no todo es negativo. Siete Horas Para Enamorarte también tienes aspectos interesantes (como absolutamente TODOS los libros). Entre ellos destaco el estilo fresco y sencillo de la novela. La corta extensión de sus capítulos contribuye a que su lectura resulte cómoda y sencilla y que, a pesar de no haberme gustado, no haya dejado de leerlo hasta su término.

Conclusión: no te compres esta novela. Léela si la tienes a mano, si no hay otra cosa o si te apetece ocupar la mente en una lectura intrascendental.

Nota (prescindible): Emiten en televisión el programa “Un Príncipe Para Corina”. Pues bien, me ha resultado imposible no imaginar a los asistentes al curso de seducción de Valeria como a los “nerds” del programa de tv. Si los habéis visto, sabréis de qué hablo. Si es así, además, comprenderéis lo que expongo en los puntos 2 y 3. Pero ojo, recuerda que son spoilers así que no los leas si tienes intención de atreverte con la novela.


sábado, 8 de junio de 2013

La Lección de August



LA LECCIÓN DE AUGUST
R.J. Palacio (2012
)

La Lección de August es una de esas novelas con moraleja que no hay que dejar pasar. Una bonita historia que, aún teniendo como base una circunstancia bastante trágica (o así lo veo yo), es capaz de enternecernos o hacernos reír sin crearnos esa especie de remordimiento que conciencia que otras novelas sí crean.

August es un niño con una deformidad física que marca su existencia desde que nació, hace diez años. Su existencia y la de su familia, por supuesto. Es totalmente consciente de que es diferente a los demás y vive con ello el día a día. Salir a la calle es un tormento y lo lleva lo mejor que puede. A August no le gusta que lo miren, lo señalen o lo insulten. Los otros niños a veces han sido muy malos con él.
Sus padres y hermana, sobreprotectores, velan por su bienestar en todo momento. Cuidan de su salud, bastante delicada, y de su estabilidad emocional y por ello intentan evitarle cualquier sufrimiento que pueda provocarle el mundo exterior. Más allá de las puerta de casa la gente es poco delicada, poco disimulada y muy, muy cruel.
Pero un día papá y mamá deciden que ha llegado el momento de dejar “crecer” al pequeño August y lo preparan para asistir por primera vez a la escuela...

El libro está divido en ocho partes, cada una protagonizada por diferentes personajes de la historia. En algunos momentos, los protagonistas de estas partes narran los mismos acontecimientos pero desde su perspectiva. Así pues, conocemos las sensaciones, sentimientos y pensamientos de todos ellos ante cada hecho.

* * * * *


Sé que no soy un niño de diez años normal. Bueno, hago cosas normales: tomo helado, monto en bici, juego al béisbol, tengo una XBox... Supongo que esas cosas hacen que sea normal. Por dentro, yo me siento normal. Pero sé que los niños normales no hacen que los otros niños normales se vayan corriendo y gritando de los columpios. Sé que la gente no se queda mirando a los niños normales en todas partes.
Si me encontrase una lámpara maravillosa y solo le pudiese pedir un deseo, le pediría tener una cara normal en la que no se fijase nadie. Pediría poder ir a la calle sin que la gente apartase la mirada al verme. Creo que la única razón por la que no soy normal es porque nadie me ve como alguien normal.
Pero ya estoy más o menos acostumbrado a mi cara. Sé fingir que no veo las caras que pone la gente. A todos se nos da bastante bien: a mí, a mamá, a papá, a Via. No, eso no es verdad: a Via no se le da nada bien. Puede llegar a enfadarse mucho si alguien hace alguna grosería. Como una vez que, en los columpios, unos chico mayores se pusieron a hacer unos ruidos raros. Ni siquiera sé qué ruidos eran, porque no los oí, pero Via sí, y se puso a gritarles. Así es ella. Yo no soy así.
Via no me ve como alguien norma. Eva dice que sí, pero si fuera normal no me protegería tanto. Mis padres tampoco me ven como alguien normal. Para ellos soy alguien extraordinario. Creo que yo soy la única persona en el mundo que se da cuenta de lo normal que soy.
Por cierto, me llamo August. No voy a describir cómo es mi cara. No sé cómo os la estaréis imaginando, pero seguro que es mucho peor.

* * * * *

 
Tenía muchas ganas de leer La Lección de August y una vez concluída su lectura me siento satisfecha y con ganas de comentarla y recomendarla. Como siempre, no había leído reseñas de la novela en su totalidad y me dejé llevar por el encanto de su portada (este es el año de las portadas azules...) que me atrapó desde que la vi. Me alegra que su contenido me haya gustado tanto como esa carita que me llamaba desde la estantería.

El libro está muy bien escrito, sin complicaciones, y llega enseguida al lector. La rapidez con que se lee esta novela viene dada, no solo por la sencillez de su narrativa y por la corta extensión de sus capítulos, sino porque la historia engancha desde el primer momento.
En un principio puede parecer que el punto de vista de un niño de diez años no es atractivo e interesante para un adulto pero en cuanto comienzas a leer las primeras observaciones de August, quedas atrapado.

Sin duda, lo más destacable de esta historia que nos cuenta R.J. Palacio por boca de August y el resto de personajes, es esa “esencia” que debemos extraer de la novela. El amor, la amistad, la lealtad, la voluntad y la fuerza. La moraleja a la que hacía referencia en el inicio de esta reseña es la conclusión a la que debemos llegar cada uno de nosotros en el momento de finalizar la lectura. Yo me quedo con un par de los preceptos del señor Browne que dicen:

“Tus actos son tus monumentos” (inscripción en una tumba egipcia)
“Audentes fortuna iuvat” (La fortuna sonríe a los audaces -Virgilio-)

A pesar de lo que me ha gustado La Lección de August, encuentro un inconveniente o parte negativa en la novela y no es otra cosa que la madurez que reflejan los niños del relato. Cualquiera que tenga contacto con menores de diez o doce años observará que el autor otorga a los protagonistas unas reflexiones y actos impropios de su edad. Tal vez sus sentimientos, o incluso la sensatez que muestran, sí sean acertados, pero pienso que los diálogos y los modos de actuar de los chicos son más probables en personas de más edad. Tal vez hubiese sido más real darles tres o cuatro años más a los personajes. Existen unas cuantas incoherencias a lo largo de la historia que reflejan lo que estoy comentando.
No es razonable que unos niños sean tremendamente infantiles e inmaduros para algunas cosas (lo normal en los diez años) y sin embargo, sus resoluciones ante determinadas situaciones sean tan “sabias”, que se comporten de un modo tan independiente. En definitiva, que se comporten como adultos.

Por lo demás, todo perfecto en esta bonita historia de amor y superación. La lección nos la regala, no solo August, sino sus familiares, profesores y amigos.


“Eres precioso, digan lo que digan.
Que las palabras no te depriman.
Eres precioso se mire por donde se mire.
Sí, que las palabras no te depriman”
Christina Aguilera, Beautiful

“Este es mi secreto. Es muy sencillo.
Uno solo puede ver claramente con el corazón.
Lo esencial es invisible a los ojos”
Antoine de Saint-Exupéry, El Principito

jueves, 21 de febrero de 2013

Dominio Las Tres Gracias


Las Tres Gracias han venido para quedarse.

Desde hoy ya puedes acceder nuestro blog a través de www.lastresgraciasleen.com

Nuevo Reto

Nos apuntamos a un nuevo reto.
El Reto Stephen King que lanza A Petrie También le Gustan los Libros nos gusta a las tres y a mí, particularmente, me tiene entusiasmada porque es un escritor que me gusta muchísimo.

El reto consiste en leer y reseñar todas las novelas escritas por el autor (con su nombre o bajo seudónimo) sin un plazo de tiempo. Eso es una buena noticia para los que no disponemos de mucho tiempo. Nos propone también hacer la comparativa con las películas adaptadas de las novelas, si es que las hemos visto.

Muchos de los libros los he leído ya pero yo voy a repetir gustosamente porque algunos me gustaron de verdad. Recuerdo especialmente La Danza de la Muerte, Desesperación, Posesión y Los Ojos del Dragón. Estoy deseando cogerlos de nuevo.

Anunciaremos las reseñas que publiquemos en Twitter y Facebook.

Si te gustan las novelas de terror no te lo pienses y participa en el reto.

MARTA

martes, 12 de febrero de 2013

Entre Tonos de Gris


ENTRE TONOS DE GRIS
Ruta Sepetys (2011)

La historia de la humanidad está repleta de acontecimientos estudiados, tratados y difundidos por expertos en diferentes materias, por profesores, autodidactas y hasta simples curiosos movidos por el afán de aprender o descubrir nuevos datos. Esa información ha sido compartida y divulgada a través de distintos canales y el hombre la ha aprovechado según su necesidad o interés.

En los dos últimos siglos, con la ayuda de la prensa, de la radio, y más recientemente de la televisión y el cine, la historia se convierte en algo más común y cotidiano y estamos siendo informados constantemente de lo ocurrido y de lo que ocurre.

A pesar de las facilidades siempre quedarán episodios poco o menos divulgados que otros. Tal vez por considerarlos menos interesantes, poco trascendentes o quizás simplemente porque quedan solapados por otros acontecimientos coetáneos.

Un claro ejemplo es la temática de Entre Tonos de Gris.

En junio de 1941, la policía secreta soviética (NKVD) irrumpe en el hogar de la familia Vilkas, en Lituania. Lina Vilkas, su madre y su hermano son desalojados y arrastrados a la estación de trenes donde comienzan un viaje con destino desconocido.

Europa está inmersa en la Segunda Guerra Mundial pero Rusia tiene su propio frente abierto con la invasión de los países bálticos. Finlandia, Letonia, Estonia y Lituania están siendo ocupados por el ejército ruso y su población es encarcelada o trasladada a campos de trabajo donde será sometida a todo tipo de maltratos, castigos y asesinatos.

Lina, de quince años, ve como su vida plácida y acomodada se convierte en una pesadilla y vivirá junto al resto de su familia y otros que la acompañan, la peor experiencia que nunca hubiera podido imaginar.


* * * * *

“Me sacaron de casa en camisón.

Si echo la vista atrás, me doy cuenta de que todas las señales de lo que iba a ocurrir estaban ahí: las fotos de familia ardiendo en la chimenea, mi madre cosiendo por las noches la plata y sus mejores joyas en el forro de su abrigo, y papá que no volvió del trabajo. Mi hermano pequeño, Jonas, hacía preguntas. Yo también, pero quizá no quise atar cabos sobre lo que significaban todas esas señales. Solo más tarde comprendí que mi madre y mi padre querían que escapáramos. Pero no lo hicimos.

Vinieron a por nosotros y nos sacaron de casa.”

* * * * *


Entre Tonos de Gris nos presenta una historia impactante y ya desde sus primeras páginas su lectura es apasionante y adictiva. Nos da a conocer una parte de la Historia algo olvidada, injustamente eludida durante muchos años: el genocidio báltico.

Ana Frank escribió un diario que llegó a nuestras manos gracias al hallazgo por parte de su padre y por el interés que él mismo tenía en que el mundo entero conociese lo que habían vivido su familia y otros cientos de miles de judíos en Europa durante el liderazgo de Hitler.
Las historias del holocausto judío contadas por sus supervivientes son conmovedoras y el cine y la literatura las han acercado más al público y han contribuido en gran medida en su divulgación.

Aunque Lina Vilkas es un personaje ficticio, no lo son los sucesos y anécdotas narrados en la novela. La autora recoge los testimonios de los supervivientes de la masacre e ncluye el de su propio padre, refugiado lituano y víctima de los acontecimientos y los reúne en el libro adjudicándoselos a Lina. Todas las penalidades y castigos, los detalles del viaje, las vivencias en los campos, el hambre y la enfermedad han sido padecidos por miles de bálticos y Ruta Sepetys nos las muestra en su novela.


* * * * *


“Jonas tardó dos semanas en recuperarse. Le temblaban las piernas cuando caminaba, y su voz era poco más que un susurro. Mientras tanto, mamá y yo nos fuimos debilitando. Teníamos que compartir nuestras raciones de pan con Jonas. Al principio, cuando se lo pedimos, la gente nos dio un poco de las suyas. Pero conforme el frío se iba colando en las chozas, la generosidad también se fue congelando. Un día, vi a la señorita Grybas volver la espalda y meterse su ración de pan entera en la boca en cuanto se la entregaron. No podía reprochárselo. A menudo, yo también había sentido deseos de hacer lo mismo. Después de eso, mamá y yo no volvimos a pedirle nada a nadie.”

* * * * *


Lina es una adolescente estudiosa y con gran talento para la pintura. Su vida, hasta ese momento, ha sido fácil. Vive en el seno de una familia acomodada, recibe una buena educación y el amor de su familia. Cuando las cosas cambian y la rodea el miedo y la miseria, muestra un carácter fuerte y vivaz. A pesar de las circunstancias, piensa y actúa con orgullo y dignidad y la esperanza la acompaña en cada momento.

Todos los personajes secundarios, si bien no son descritos detalladamente, muestran su personalidad y enseguida despiertan nuestra simpatía y compasión o un profundo desprecio.

Descubrí esta novela visitando uno de mis blogs favoritos. Ya he dicho en alguna otra ocasión que no me gusta recrearme en las reseñas de los libros que aún no he leído y lo reservo para después porque las disfruto realmente; de esta manera no me creo una idea preconcebida y nadie me desvela cosas que no quiero saber antes de tiempo. Lo que sí hago es echarles un vistazo, una ojeada rápida con la que atrapo frases o reflexiones del blogger que me pueden hacer atractivo o no un libro.
El caso es que en la reseña de ese blog se hacía referencia a la portada del libro. El bloguero comenta lo mucho que le llamó la atención esa imagen.
Ciertamente, tiene una portada bonita, encantadora, con una delicadeza que incita a mirarlo, a tenerlo entre las manos y finalmente a leerlo.
Esa imagen me cautivó y, una vez leída la novela, entiendo lo que se intenta transmitir con ella.

El libro está divido en tres partes y estas a su vez en capítulos muy cortos. Su lectura es rápida y agradable. Yo la terminé en dos veces porque engancha desde el principio, como ya he comentado.

Ahora me veo obligada a reestructurar de nuevo mi lista de favoritos. Hace ya mucho que transformé mi “Top Five” en un “Top Ten” pero el tiempo sigue pasando y yo sigo leyendo a destajo así que es imposible englobar en una lista tan reducida todas las lecturas que me roban el corazón. En cualquier caso, Entre Tonos de Gris ya está incluida en entre los “Elegidos”, ya forma parte de esa élite tan personal.

Mi veredicto: 100% recomendada. Ideal para leer por la noche, metidos en la cama.


MARTA

jueves, 7 de febrero de 2013

Todas las Chicas Besan Con los Ojos Cerrados


TODAS LAS CHICAS BESAN CON LOS OJOS CERRADOS
Enric Pardo (2012
)

Cuando leí el título Todas las chicas besan con los ojos cerrados por primera vez, pensé que se trataba de una novela para “chicas”, que sería una de esas novelas “chick-lit” que tan de moda están. No tengo nada en contra de este género, hasta he leído y me he divertido con algunas novelas de Marian Keyes o de Helen Fielding (¿quién no conoce a Bridget Jones?) o de Carmen Rico-Godoy, pero no van demasiado conmigo.

Después pensé que me equivocaba porque el título lo encontré en un tweet de Berto Romero y no me cuadraba mucho. El chico Buenafuente no podía estar recomendando una novela “femenina”.

Cuando descubrí que el autor era Enric Pardo (obviamente, un hombre) ya empecé a pensar que no tenía nada que ver con el género. Decidí buscar la sinopsis y echar un vistazo a alguna reseña a pesar de que no me gusta hacerlo antes de leerme el libro.

Definitivamente, estaba equivocada.

Todas las chicas besan con los ojos cerrados es una novela que podría englobar muchos géneros, incluso el romántico, pero para no confundir a nadie y sobre todo a los que rehúyen de ese estilo (entre los que me incluyo), diría que es un romanticismo irónico y humorístico. Es un retrato de las relaciones de pareja, de cómo las vivimos hoy en día. Quedan enfrentados la fidelidad con la promiscuidad, la estabilidad con la vida loca, ellos con ellas...

Está enfocado desde el punto de vista masculino y me divierte ver, una vez más, que todas esas cosas que las mujeres reprochamos a los hombres y por las que somos etiquetadas como feministas quedan reflejadas en muchas de las observaciones del narrador y en el pensamiento y modo de actuar del protagonista.
Así que si en algún momento de la historia la cosa se pone romántica, no deja de ser un “romanticismo machote”, o sea, un romanticismo flojito.


*  *  *  *  *

Álex y Natalia van hacia la moto. Natalia lleva un casco de repuesto y se lo ofrece. Enciende el motor, que ruge con violencia; da dos pasos hacia atrás subida en la moto y se detiene a la altura de Álex.

- ¿Subes, guapo?

Álex no ha visto nada tan sexy en su vida. Así que se monta detrás de ella. La moto es comodísima. Apoya la espalda en el respaldo y, tras unos pocos segundos de indecisión, se abraza a la cintura de Natalia. Él no puede verlo, pero Natalia sonríe con el rostro escondido en el casco. En la imaginación de Álex, el viaje en moto por la ciudad tiene una banda sonora épica. Es la versión moderna de la escena de la avioneta de Memoria de África. Sólo que esta vez es ella la que hace volar al chico con la promesa de un mañana mejor, en una noche preciosa, por la ciudad de Nunca Jamás.

*  *  *  *  *

Alex es un treintañero más o menos atractivo, seguro de sí mismo, montador de cine, reconocido en su profesión y satisfecho con su vida en general. Es un enamorado del cine, de la NBA y de su perro Chewie. Tiene éxito con las mujeres y, a pesar de haber tenido un par de relaciones estables, huye de los compromisos. Tal vez vaya siendo hora de sentar la cabeza...
... Y conoce a Natalia.
Natalia, profesora de Universidad, no tiene aún los treinta. Es divertida, es simpática, es preciosa. Natalia es una chica All-Star.
Desde que se conocen, y sin esperarlo, sus vidas cambian radicalmente.

¿Es fácil enamorarse? ¿Y desenamorarse? ¿Crees que existen las “medias naranjas”? ¿Crees en el destino?

En mi opinión, es relativamente sencillo encandilarse por una persona que reúne los requisitos que precisa nuestro corazón para caer rendido. Y resulta que, si además de cumplir esos requisitos la persona en cuestión es tan perfecta para ti, tan hecha a medida, si es tu otra mitad, has encontrado a tu media naranja. Lo complicado está en dar con esa ella.

¿Y si no la encuentras? ¿Y si esa persona vive en la otra punta del mundo? O no, tal vez sea de tu mismo barrio pero jamás os habéis cruzado.

Ahí es donde entra en escena el destino. Si verdaderamente existe el destino, si lo que tiene que pasar está previamente escrito y decidido, antes o después te encontrarás de frente a tu media naranja, a tu complemento perfecto.

Si crees en todo esto, ya sabes: deja de buscar como una loco/a, aparca esa obsesión por enamorarte de la pareja perfecta porque lo que tenga que ser, será.

Todos esto lo encontramos en Todas las chicas besan con los ojos cerrados y está tratado de un modo fresco y actual. Álex se encuentra con estos mismos dilemas y va planteándose cada uno de ellos a lo largo de la historia. Tal vez haya una media naranja para él. Tal vez haya varias. ¿Debe conformarse con la primera o se aventura a buscar otras posibles medias naranjas? Hay tantas mujeres... Y a Álex le gustan taaanto todas las mujeres...

Es una novela amena con una trama actual y unos personajes muy cotidianos. Los diálogos son entretenidos y tanto el narrador como los protagonistas tienen momentos muy divertidos en sus charlas o razonamientos.
Al ser una historia que ocurre en la actualidad es frecuente encontrar referencias a las redes sociales en los diálogos. Los comentarios sobre Facebook o Whatsapp son constantes e incluso encontramos conversaciones de chat, tan habituales para todos.
Del mismo modo, el lenguaje empleado es sencillo y común por lo que resulta ser un libro de lectura cómoda y rápida.

Mi “veredicto”: no es la novela de mi vida pero me ha hecho pasar unos ratos agradables y he sonreído más de lo que esperaba hacerlo. Recomiendo su lectura a todos. A ellos y a ellas.


“Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es una media
naranja, y que la vida tiene sentido cuando encontramos la
otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que
nadie en nuestra vida merece cargar en las espaldas la
responsabilidad de completar lo que nos falta.”
John Lennon


MARTA


jueves, 31 de enero de 2013

Curiosidad medieval V

En esta ocasión no os contamos ninguna anécdota o curiosidad propiamente dicha.
Os recomendamos la lectura de este libro que todo él, en sí mismo, es una curiosidad enmarcada en el medievo de un modo muy peculiar y que merece ser leída.

Se trata de Caballero, El Manual del Guerrero Medieval.



Es un "manual" escrito por Michael Prestwich que servirá de guía a todo aquel que tenga interés en convertirse en un perfecto caballero de la Edad Media.

Es un libro que, aunque escrito con cierto deje humorístico, no deja de ser riguroso en sus detalles. Así pues, recoge datos, información y detalles medievales que van dirigidos al recién iniciado en las gestas caballerescas y guerreras de la época.
Trata todo lo relacionado con batallas, caballería, torneos, damas....

Además cuenta con un montón de imágenes y anotaciones que servirán de gran ayuda al interesado.

Si te gusta el mundillo medieval no te lo pienses. Te va a divertir y a instruir por partes iguales.

MARTA


De vuelta

Saludos a todos, seguidores/as o no.

El que más y el que menos habrá notado el abandono temporal del blog. No hay entradas, no hay cambios estéticos, no hay respuesta a los comentarios...
Ciertamente, lo hemos dejado aparcado un par de semanas debido a diferentes motivos pero aquí estamos de nuevo, con muchas ganas y cosas en la cabeza para compartir con vosotros/as.

Es evidente que los cambios en el diseño del blog de los que estamos hablando desde su nacimiento aún no han visto la luz pero esperamos poder mostrarlos en breve.
Tendrá un aspecto más actual, más atractivo, más interesante y sobre todo, más personal.

Los contenidos siguen siendo una dura prueba a la que nos enfrentamos cada vez que nos metemos aquí. Veis que hay pocas entradas y de las que hay, muy pocas son reseñas. Las tres leemos mucho, a las tres nos encanta comentar las lecturas, pero algunas de nosotras nos encontramos con el problema de la falta de tiempo. No todas podemos dedicarle tanto como nos gustaría y se nos van acumulando las "reseñas-garabato" y las "reseñas-mentales". No explico qué son, seguro que lo entendéis.

A esto le añado, personalmente, la desalentadora falta de presencia por parte de los lectores o seguidores del blog que es (¡logicamente!) directamente proporcional a la falta de movimiento y novedades que ofrecemos.
Sé que los comentarios y la participación irán aumentando progresivamente en cuanto le demos más vida al blog pero a veces resulta un poco descorazonador no percibir el apoyo o seguimiento. Viniendo de unas bloggeras novatas, es un comentario totalmente absurdo pero ahí lo dejo, a modo de purgante emocional.

Hace unos meses, un bloggero amigo pasó por el mismo trance al cabo de pocas semanas de inaugurar su blog. Cuando me lo comentó no podía entenderlo porque el blog era realmente atrayente y agradable y sus reseñas muy interesantes. Recuerdo que me explicó el motivo y en ese momento me pareció un poco exagerado y sobre todo precipitado. Su motivo era el mismo que yo os comento un poquito antes, aquí arriba. La falta de "apoyo", el pensar que escribía para nadie.
Supongo que la misma paciencia y ganas que le puso él cuando decidió seguir con sus reseñas, son las mismas que debo aplicar yo a esa sensación que ahora mismo me envuelve.

De momento seguimos aquí, y yo esforzándome por renovar las energías y las ganas. Seguiremos buscando ese tiempo que hace falta para poder compartir nuestros comentarios de las lecturas que nos gustan y de las que nos decepcionan.

Para empezar esta "nueva segunda fase", las Tres Gracias os ofrecemos otra nueva curiosidad literaria, que es una propuesta interesante para todos.

Y sin más lamentaciones pero sí con mucho agradecimiento, os invitamos a seguir pasando un rato con nosotras cada vez que os plazca.

¡Nos leemos!

MARTA


viernes, 18 de enero de 2013

Google con Rubén Darío

De nuevo Google cambia su logo para mostrar un doodle que conmemora un aniversario literario.
En esta ocasión rinde homenaje al poeta, periodista y diplomático nicaragüense Rubén Darío en el 146° aniversario de su nacimiento.
El doodle es una bonita imagen haciendo referencia a una de las obras más conocidas del autor, su poema "El cisne".

jueves, 17 de enero de 2013

Curiosidad medieval IV

Los ladrones de libros (bibliocleptos) estaban muy mal considerados en la Edad Media. Eran perseguidos y penados e incluso existían maldiciones expresas contra ellos.

Para evitar riesgos, en las bibliotecas del medievo fijaban los libros a los pupitres o estantes mediante cadenas, de modo que no podían utilizarse fuera del lugar. Estos eran los llamados "libri catenati" (libros encadenados).

Si en alguna ocasión decidían prestar un libro, el que se lo llevaba debía dejar otro en depósito como fianza. Si el libro prestado no era devuelto, el depositado pasaba a ser propiedad de la biblioteca.



martes, 15 de enero de 2013

Curiosidad medieval III

El símbolo @ tiene su origen en la Edad Media.

Los monjes copistas anglosajones la utilizaban como abreviatura de la conjunción latina "ad" (junto a, hacia).

Y nosotros íbamos de modernos...

Fragmento de texto del siglo XV

lunes, 14 de enero de 2013

Estamos de celebración


Hoy, 14 de enero, es el cumpleaños de nuestra Mini-Gracia.

Marina cumple 12 años y sigue leyendo como una loca. Le han regalado libros en navidades y hoy seguro que cae alguno y eso ya la tiene más que contenta pero sabemos que le haría ilusión encontrar comentarios vuestros (lectores como ella) felicitándola.

¿Os animáis?

Como aún no hay muestras evidentes de vuestras visitas (a pesar de que haberlas, haylas) y desconozco el poder de convocatoria que pueda tener esto, no voy a tener demasiadas expectativas puestas en ello y a Marina no le diré nada hasta que vea mañana cual es el resultado. Ojalá que los que pasáis por aquí dediquéis un minuto extra a dejarle cuatro palabrillas.

¿Tenéis niños lectores en la familia o alrededores? Recomendadles El Rincón de la Mini-Gracia porque es un espacio escrito por una niña y dirigido a los niños (o no tan niños).

Gracias a todos.

Sin Noticias de Gurb


SIN NOTICIAS DE GURB
Eduardo Mendoza (1991)


ARGUMENTO

El extraterrestre Gurb ha llegado a la Barcelona preolímpica.
Allí de donde viene todos tienen la extraña peculiaridad de poder adoptar la apariencia que se les antoje y ahora, perdido en la ciudad, intenta adaptarse y sobrevivir al día a día valiéndose de esa cualidad. Decide tomar la imagen de la cantante Marta Sánchez.
Su compañero de viaje intenta localizarlo después de varios días de no tener noticias de él y emprende una búsqueda por toda la ciudad.
Con el aspecto del conde-duque de Olivares como primera elección, se ve inmerso en todo tipo de anécdotas y circunstancias que describe con detalle en su particular cuaderno de bitácora.


OPINIÓN PERSONAL

Cuando empecé a leer Sin Noticias de Gurb, aún sabiendo que se trataba de una novela de humor, no imaginaba que iba a encontrarme con una historia tan absurda, delirante, paradójica y surrealista. Estaba convencida de que ningún libro iba a superar a La Conjura de los Necios (John Kennedy Toole) pero esta novela de Eduardo Mendoza es con la que más me he reído y una de esas que se me hacen corta y me da tanta rabia terminar. Perdóname, Ignatius...

Llegados desde otro planeta, otra galaxia o de no se sabe dónde, estos extraterrestres se sorprenden con cada una de las cosas que encuentran a su paso. No comprenden nada de lo que tienen alrededor y la manera de afrontar cada situación es casi la misma que adoptaría un niño.

En la novela leemos el diario que escribe el alienígena que acompaña a Gurb. En cada anotación que hace indica el día y la hora por lo que vivimos, de principio a fin, cada una de las situaciones que protagoniza.

Este extraterrestre sin nombre nos describe una ciudad que está en plena transformación, preparándose para los inminentes juegos olímpicos. Le rodean personajes propios de la sociedad en la que vivimos actualmente: consumista, egoísta, competitiva. A sus ojos, inocentes e ignorantes de la vida en la Tierra, todo es una sorpresa y sus impresiones quedan plasmadas en el diario de un modo simple y disparatado.

Antes de leer las aventuras de Gurb había empezado con otra novela de Eduardo Mendoza, El Asombroso Viaje de Pomponio Flato, y confieso que lo dejé sin llegar ni tan siquiera a la mitad del libro. Me resultaba pesado, con una narrativa espesa y lo que debía ser uno de los alicientes de su lectura (el lenguaje) a mí me parecía insufrible. Por supuesto recuperé esa novela en cuanto termine con Gurb y en su segunda lectura me cautivó.

Así pues, si tenéis oportunidad de leer una novela de Mendoza no lo dudéis. Yo ya tengo esperando El Misterio de la Cripta Embrujada y las que le siguen en la saga.
De momento recomiendo mucho, mucho, la lectura de Sin Noticias de Gurb. Desde luego es de las mejores recomendaciones que me han hecho a mí.

Os vais a reír.

Reseña de MARTA

sábado, 12 de enero de 2013

Curiosidad medieval II

Las letras ligadas aparecieron porque los copistas medievales descubrieron que escribir uniendo los caracteres y sin levantar la pluma del papel hacía que la escritura fuese más rápida.
Siguiendo esa línea de acelerar el proceso de la escritura, descubrieron también que hacer las letras más pequeñas y simples disminuía el cansancio del copista de modo que fueron variando hasta crear las minúsculas.

jueves, 10 de enero de 2013

Curiosidad medieval I

¿Sabías que antiguamente las palabras de un texto escrito no estaban separadas entre sí?
No fue hasta el siglo IX cuando empezaron a separarlas para evitar confusiones.

martes, 8 de enero de 2013

Al mal tiempo, buenos libros

Aún con la resaca de las navidades en el cuerpo, el que más y el que menos empieza a crear listas mentales con los propósitos para el año que recién estrenamos.

De nuevo será un año marcado por la crisis económica que está haciendo estragos en gran parte de los países "desarrollados" y que machaca especialmente a algunos de ellos.
Aquí tenemos que prepararnos para ver cómo aumentará el número de desempleados, cómo muchas familias tendrán que sobrevivir con lo mínimo, cómo seguirán recortándonos por dónde más daño hace...

Un año duro que vamos a tener que exprimir para sacarle lo máximo y mejor que pueda ofrecernos y al que debemos hacer frente con esperanza y optimismo.
Las Gracias, también afectadas en mayor o menor medida por esta crisis, intentaremos mantener un espíritu positivo y aprovechar cada buen momento que surja a diario. A veces habrá pocos, a veces no seremos capaces de distinguirlos, pero sea lo que sea lo que nos depare este 2013, será más fácil afrontarlo con la actitud adecuada.

Las tres tenemos nuestras propias listas, esas que mencionaba al principio y, entre otras coincidencias, tenemos un propósito común que, seguro, tú también tienes en la tuya: la lectura.

Es posible que este año no viajemos, o no podamos cambiar de coche, o no renovemos el armario de arriba a abajo como nos gustaría pero todo eso, y cientos de cosas más, las haremos con la ayuda de un libro.
Por descontado, hay cosas serias, muy graves, provocadas por la situación económica que vivimos que una novela no va a solucionar: un desahucio por impagos, una lista de espera eterna para una operación, una mala alimentación... Pero los caprichos que antes podíamos permitirnos y que ahora han pasado a segundo término (o tercero, o cuarto) podemos sustituírlo por una buena lectura.
Bueno, y si no los sustituye, al menos engañaremos felizmente a nuestra mente durante un rato.

El año pasado viajé a Afganistán, a Fernando Poo, a Vectis, a Australia, de nuevo a Poniente.... Me he trasladado en caballo, en tren, en camello y hasta en melocotón... He tenido los mejores perfumes, miles de libros, cometas y unos dragones... Me he relacionado con la flor y la nata de París del siglo XIX, con sufragistas, con extraterrestres y con vampiros... He pasado frío, miedo, me he enamorado, he reído, he llorado, he luchado, he estudiado y aprendido, he sido feliz... Y la ropa, bueno, he llevado lo mejor de cada lugar. Personalmente, me quedo con los modelitos dothraki para el verano y los vestidos de los locos años 20 para el invierno.

Todo esto me lo regaló el 2012 en un envoltorio especial, un envoltorio con tapas, páginas, dibujos y letras, muchas letras. Y el regalo me gustó tanto, que tuve muy claro cómo empezar mi lista de propósitos de este año.



Feliz año 2013 a todos.

viernes, 4 de enero de 2013

Bel Ami


BEL AMI
Guy de Maupassant (1885
)

ARGUMENTO

Bel Ami narra la ascensión de Georges Duroy, un ex suboficial que malvive en París. Cuando Duroy descubre la brecha por la que meterse para conseguir fama y dinero, no parará y destruirá, si es necesario, todo lo que se cruce en su camino: amistades, amor, empleos, prestigio... La ambición será su carta de presentación.
George Duroy, ex-suboficial del ejército francés, llega a París después de prestar servicio en Argelia durante dos años.

Sin trabajo y fuera de su humilde entorno familiar, Duroy se encuentra perdido en la gran ciudad y no sabe hacia dónde dirigir sus primeros pasos para comenzar una nueva vida alejado del ejército. Su único propósito es triunfar, ascender socialmente y vivir de un modo acomodado.

Gracias al encuentro casual con un viejo amigo empiezan a surgir nuevas oportunidades y no dudará en aprovechar cada una de ellas sin tener en cuenta lo inmorales que pudieran ser.


OPINIÓN PERSONAL

Agridulce. Ese sería un buen adjetivo para calificar Bel Ami. Lo dulce: es una novela amena, interesante, enriquecedora, adictiva, encantadora y apasionante. Lo agrio: su protagonista.

La historia de Georges Duroy, Bel Ami, es una historia cargada de aspectos tan negativos y cotidianos como la hipocresía, la envidia, la ambición desaforada o la deslealtad. Aparecen otros aspectos que también encontramos habitualmente en nuestro entorno como son las artimañas para conseguir objetivos a costa del sufrimiento ajeno, la ingenuidad de algunas mujeres, los “trepas” en los trabajos, el machismo...
Desgraciadamente, tanto estos como los anteriores nos van a acompañar a lo largo de la historia de la humanidad porque son (estoy totalmente convencida de ello) rasgos inherentes al ser humano. Todas estas “joyas” que nos caracterizan en mayor o menor medida, se encuentran en el carácter y forma de vida de Duroy.

Se trata de un personaje que se hace querer en la primera parte de la novela. Es encantador, atractivo y con ese punto justo de arrogancia que encandila a cualquiera que lo conozca, hombre o mujer. Enamora, literalmente, a las mujeres y es capaz de llevar a su terreno a los hombres.

Eran estos últimos los que estaban en las entrañas de la política, la prensa, el ejército, la justicia y todos los grandes estamentos que conformaban aquella sociedad y por lo tanto los que tomaban las grandes decisiones. No obstante, para tener acceso a esa clase social si no se provenía de una “alta cuna”, el método eran los contactos y las relaciones personales y para este asunto eran las mujeres las grandes “especialistas”. Por medio de una exquisita educación impartida al amparo de sus ricas y/o nobles familias, las mujeres de la alta sociedad de París de finales del siglo XIX eran buenas anfitrionas, estupendas en su función de relaciones públicas y grandes embajadoras de su apellido, de su clase y ralea en definitiva.
Ellas eran organizadoras de fiestas o cenas o cualquier otro tipo de evento social que ponía en contacto a “sus hombres” (parejas o no) y era en estas ocasiones cuando empezaban a tejerse las grandes tramas financieras y políticas. Formar parte del círculo de amistades de cualquiera de estas damas significaba tener las puertas abiertas para codearse con los más influyentes y poderosos.

Duroy llega a convertirse en un especialista y utiliza a las mujeres para escalar en la clase social. En un principio, parece que se trata de un mujeriego sin más, un hombre joven que disfruta de la compañía de las damas hasta que se aburre de ellas y luego abandona sin remordimientos e incluso jactándose de provocarles dolor por ello. Pero a medida que avanza la historia, es obvio que su obsesión por relacionarse íntimamente con ellas va más allá del simple placer sexual. Las conoce, se deja querer, las enamora perdidamente y juega con sus sentimientos con el único proyecto de mejorar. Mejorar en su trabajo, en sus relaciones, económicamente...

Es cierto que George Duroy es un personaje simpático y un sinvergüenza irresistible. En los primeros capítulos me recordaba a aquel personaje de Las Amistades Peligrosas (interpretado en la película por John Malkovich), el vizconde de Valmont. Duroy, como aquel otro, desprende sensualidad y encanto y sabe utilizar todas las armas de que dispone para hacer caer a las mujeres en sus brazos. O sea, un hombre con un magnetismo que resulta reprochable y adorable a partes iguales. Pero cuanto más conocemos a Duroy más fácil resulta ver su verdadera naturaleza y la mezquindad de sus actos.

Pensamos además que se trata de un hombre inteligente y capaz pero también eso acaba siendo un gran error. Vemos cómo escala puestos social y laboralmente pero siempre valiéndose de los demás: le dan la primera oportunidad de trabajar en el periódico gracias a su amigo Forestier; consigue el puesto de trabajo gracias al artículo que presenta y que está redactado por la esposa de su amigo; sus contactos con esa clase social de la que tanto deseaba formar parte comienzan por las personas que les son presentadas por esa misma pareja; se vale de la muerte de amigo para casarse con una mujer influyente y la que cree idónea para su fin; utiliza a su esposa para afianzar sus contactos políticos y gracias a ella sigue presentando brillantes artículos en el periódico; no duda en conquistar o enamorar a las mujeres e hijas de aquellos hombres que le interesan y que son necesarios para alcanzar sus metas... Y así con todos y cada uno de los logros que consigue Georges Duroy en su vida.

Las relaciones con las mujeres es un constante ir y venir. Las conquista, rompe con ellas, vuelve a conquistarlas, se casa, se divorcia, alterna sus amantes, las utiliza, las mortifica... Aunque en algún momento deja entrever que pueden existir unos sentimientos hacia algunas de ellas, nunca hay una seguridad al 100% de que no las ve como simples herramientas, algunas placenteras eso sí, pero herramientas al fin. Y así lo demuestra hasta la última frase de la novela. Lo que en un principio me parecía un hombre arrebatador acaba siendo a mis ojos un ser impasible y despreciable.

El resto de personajes de la novela son muy diferentes entre sí pero con un rasgo común: la hipocresía. Todas las damas encantadoras, cada una en su estilo. Los caballeros, todos ambiciosos. Me gusta especialmente Madeleine Forestier y me resultan simpáticos Rival y Varenne. Por cierto, en un capítulo Norbert de Varenne habla con Duroy acerca de la muerte y me impresionó mucho el modo en que el escritor trata este asunto. Es un punto de vista curioso que yo comparto y por ese razonamiento he tenido “entretenidos debates” con personas que se empeñan en ver en ello algo trágico y no pragmático.

Respecto a la narrativa del escritor, Guy de Maupassant, he de decir que me gusta muchísimo. Me encanta. Me sorprende también el modo de expresarse y lo sencilla y cómoda que resulta su lectura a pesar de ser una novela de 1885. Además, convierte las calles y plazas de París que frecuentan los personajes en un entorno muy real u fácilmente imaginable gracias a su detallada y minuciosa descriptiva. No había leído nada de él pero ahora tengo verdaderas ganas de seguir con alguna otra novela.

Dada la controversia que suscita el título de la novela incluyo, una nota que escribe la traductora (Esther Benítez) de la edición que he leído: “Bel Ami, “el amigo guapo”, ha sido traducido en anteriores versiones de la novela como “Buen mozo”. Pero, en boca de una niña, resulta totalmente impropia esta última expresión. He optado, por eufonía y por la ya universal aceptación del título, por conservar Bel Ami”. Me parece un acierto. Añado que “Bel Ami” no debería quedarse en la traducción “Buen amigo” ya que la palabra “bel” traducida al español puede ser “bueno” o “bello”. Doble sentido, doble connotación. Un nombre perfecto para la novela.

Bel Ami ya ha sido llevada al cine y tengo verdadera curiosidad de ver cómo resulta la película protagonizada por Robert Pattinson.

No dudéis en leerla. Yo seguí la recomendación del Trotalibros y fue un acierto. Gracias Jan.


Reseña de MARTA