jueves, 7 de febrero de 2013

Todas las Chicas Besan Con los Ojos Cerrados


TODAS LAS CHICAS BESAN CON LOS OJOS CERRADOS
Enric Pardo (2012
)

Cuando leí el título Todas las chicas besan con los ojos cerrados por primera vez, pensé que se trataba de una novela para “chicas”, que sería una de esas novelas “chick-lit” que tan de moda están. No tengo nada en contra de este género, hasta he leído y me he divertido con algunas novelas de Marian Keyes o de Helen Fielding (¿quién no conoce a Bridget Jones?) o de Carmen Rico-Godoy, pero no van demasiado conmigo.

Después pensé que me equivocaba porque el título lo encontré en un tweet de Berto Romero y no me cuadraba mucho. El chico Buenafuente no podía estar recomendando una novela “femenina”.

Cuando descubrí que el autor era Enric Pardo (obviamente, un hombre) ya empecé a pensar que no tenía nada que ver con el género. Decidí buscar la sinopsis y echar un vistazo a alguna reseña a pesar de que no me gusta hacerlo antes de leerme el libro.

Definitivamente, estaba equivocada.

Todas las chicas besan con los ojos cerrados es una novela que podría englobar muchos géneros, incluso el romántico, pero para no confundir a nadie y sobre todo a los que rehúyen de ese estilo (entre los que me incluyo), diría que es un romanticismo irónico y humorístico. Es un retrato de las relaciones de pareja, de cómo las vivimos hoy en día. Quedan enfrentados la fidelidad con la promiscuidad, la estabilidad con la vida loca, ellos con ellas...

Está enfocado desde el punto de vista masculino y me divierte ver, una vez más, que todas esas cosas que las mujeres reprochamos a los hombres y por las que somos etiquetadas como feministas quedan reflejadas en muchas de las observaciones del narrador y en el pensamiento y modo de actuar del protagonista.
Así que si en algún momento de la historia la cosa se pone romántica, no deja de ser un “romanticismo machote”, o sea, un romanticismo flojito.


*  *  *  *  *

Álex y Natalia van hacia la moto. Natalia lleva un casco de repuesto y se lo ofrece. Enciende el motor, que ruge con violencia; da dos pasos hacia atrás subida en la moto y se detiene a la altura de Álex.

- ¿Subes, guapo?

Álex no ha visto nada tan sexy en su vida. Así que se monta detrás de ella. La moto es comodísima. Apoya la espalda en el respaldo y, tras unos pocos segundos de indecisión, se abraza a la cintura de Natalia. Él no puede verlo, pero Natalia sonríe con el rostro escondido en el casco. En la imaginación de Álex, el viaje en moto por la ciudad tiene una banda sonora épica. Es la versión moderna de la escena de la avioneta de Memoria de África. Sólo que esta vez es ella la que hace volar al chico con la promesa de un mañana mejor, en una noche preciosa, por la ciudad de Nunca Jamás.

*  *  *  *  *

Alex es un treintañero más o menos atractivo, seguro de sí mismo, montador de cine, reconocido en su profesión y satisfecho con su vida en general. Es un enamorado del cine, de la NBA y de su perro Chewie. Tiene éxito con las mujeres y, a pesar de haber tenido un par de relaciones estables, huye de los compromisos. Tal vez vaya siendo hora de sentar la cabeza...
... Y conoce a Natalia.
Natalia, profesora de Universidad, no tiene aún los treinta. Es divertida, es simpática, es preciosa. Natalia es una chica All-Star.
Desde que se conocen, y sin esperarlo, sus vidas cambian radicalmente.

¿Es fácil enamorarse? ¿Y desenamorarse? ¿Crees que existen las “medias naranjas”? ¿Crees en el destino?

En mi opinión, es relativamente sencillo encandilarse por una persona que reúne los requisitos que precisa nuestro corazón para caer rendido. Y resulta que, si además de cumplir esos requisitos la persona en cuestión es tan perfecta para ti, tan hecha a medida, si es tu otra mitad, has encontrado a tu media naranja. Lo complicado está en dar con esa ella.

¿Y si no la encuentras? ¿Y si esa persona vive en la otra punta del mundo? O no, tal vez sea de tu mismo barrio pero jamás os habéis cruzado.

Ahí es donde entra en escena el destino. Si verdaderamente existe el destino, si lo que tiene que pasar está previamente escrito y decidido, antes o después te encontrarás de frente a tu media naranja, a tu complemento perfecto.

Si crees en todo esto, ya sabes: deja de buscar como una loco/a, aparca esa obsesión por enamorarte de la pareja perfecta porque lo que tenga que ser, será.

Todos esto lo encontramos en Todas las chicas besan con los ojos cerrados y está tratado de un modo fresco y actual. Álex se encuentra con estos mismos dilemas y va planteándose cada uno de ellos a lo largo de la historia. Tal vez haya una media naranja para él. Tal vez haya varias. ¿Debe conformarse con la primera o se aventura a buscar otras posibles medias naranjas? Hay tantas mujeres... Y a Álex le gustan taaanto todas las mujeres...

Es una novela amena con una trama actual y unos personajes muy cotidianos. Los diálogos son entretenidos y tanto el narrador como los protagonistas tienen momentos muy divertidos en sus charlas o razonamientos.
Al ser una historia que ocurre en la actualidad es frecuente encontrar referencias a las redes sociales en los diálogos. Los comentarios sobre Facebook o Whatsapp son constantes e incluso encontramos conversaciones de chat, tan habituales para todos.
Del mismo modo, el lenguaje empleado es sencillo y común por lo que resulta ser un libro de lectura cómoda y rápida.

Mi “veredicto”: no es la novela de mi vida pero me ha hecho pasar unos ratos agradables y he sonreído más de lo que esperaba hacerlo. Recomiendo su lectura a todos. A ellos y a ellas.


“Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es una media
naranja, y que la vida tiene sentido cuando encontramos la
otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que
nadie en nuestra vida merece cargar en las espaldas la
responsabilidad de completar lo que nos falta.”
John Lennon


MARTA


8 comentarios:

  1. La lei hace unos meses y me gustó bastante, no me esperaba mucho de ella pero resultó una lectura muy agradable, coincidimos en general
    besos

    ResponderEliminar
  2. Eso exactamente pensé yo. Lo cogí sin grandes expectativas pero me ha sorprendido para bien.
    De hecho, lo leí en un par de noches porque me tenía enganchada.
    Besos también.

    ResponderEliminar
  3. De novela juvenil ya tuve bastante con "No hay más preguntas". De momento no empezaré nada juvenil....
    Muy buena reseña,
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. ¿¿¿¿Juvenil???? ¿Por qué juvenil????
    Sus protagonistas son jóvenes y la historia es actual pero en absoluto es una novela juvenil.
    De todas formas (aun no siendo una novela juvenil) no sé si te gustaría del todo. Con lo enamoradito que tú estás...
    Besito.

    ResponderEliminar
  5. Vaya, asi que merece una oportunidad y no es lo que aparenta, pues me la apunto entonces. Muy buena la cita de Lennon :-) Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Sí, el título puede llevar a pensar erróneamente pero merece esa oportunidad.
    Anímate.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Pues no se que decirte, no soy yo muy afín al chick lit o es porque no lo he probado... pero no me llama demasiado
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nonono, no es una novela de ese género. Menciono el chick-lit en la reseña porque yo misma pensé que se trataba de un libro de ese estilo.
      A mí tampoco me gusta demasiado el chick-lit y mucho menos las novelas románticas pero Todas las Chicas Besan con los Ojos Cerrados no lo es.
      Ya me dirás si te decides.
      Un saludo.

      Eliminar